Quinto dia

Hola a todos!!

 

Hoy ha sido un día realmente especial, uno de los días del campamento que cada año se marcan como favorito, el día de la visita a Llanes. 

El tiempo no podría haber estado mejor para este día, ya que es costumbre ir hasta Llanes caminando y son varias horas de ruta, por lo que el día nublado es el ideal para caminar. Salimos temprano del campamento, con los bocadillos preparados en nuestras mochilas (las cocineras habían madrugado aún más para hacerlos), y pasito a pasito, cuando nos quisimos dar cuenta estábamos entrando en la villa de Llanes.

Una vez allí, nos fuimos directos al precioso Paseo de San Pedro, con unos impresionantes acantilados a mar abierto, lugar ideal para sentarnos a comer, e incluso tirarnos en la hierba a disfrutar del paisaje mientras reposábamos la comida. 

Una vez habíamos descansado un tiempo prudencial, bajamos al centro de Llanes donde los monitores nos repartieron el dinero que nos habíais dado para que lo pudiéramos gastar en este día, y cada uno lo administró a su manera, desde los que se fueron directamente a comprar detalles para toda su familia, hasta los que convirtieron el dinero en helados y chucherías.

Hacia las seis de la tarde, emprendimos ruta de nuevo a Barro, esta vez viajamos en tren hasta Celorio, quitándonos de en medio gran parte del camino de vuelta.

Llegamos agotados, directos a la ducha y a cenar, pero la actividad no había terminado, por si fuera poco la velada consistió en una gymkana por todo el pueblo de Barro, iniciándose en el campamento para terminar en el chiringuito de la playa. Fue la guinda del pastel, pero siempre es un placer terminar el día junto al mar.

Agotados nos vamos a dormir, que mañana será otro día.

Buenas noches!

Escribir comentario

Comentarios: 3